Las 20 de José Manuel Simarro Escribano (COU’84)

1. ¿A qué te dedicas actualmente?

En el plano personal, a disfrutar con mi familia todo lo que pueda, tengo dos hijos, una niña de 12 años y un niño de 11. En el profesional soy el responsable TIC de la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios). Además, soy catequista de mi Parroquia en S. Agustín de Guadalix.

2. ¿Un proyecto para los próximos años?

Mi familia, mis hijos, todavía son pequeños, me casé con 40. Este es el proyecto más importante que tengo, su formación como personas y su formación profesional.

3. ¿Cuál es tu equipo deportivo favorito?

La selección española, da igual de lo que sea y en los partidos de Champions soy forofo del equipo rival del Barsa. Antes era del Madrid, pero cada vez me interesa menos el futbol.

4. ¿Una canción imprescindible para un viaje?

Es que hay tantas, sí que es difícil… Puff the Magic Dragon de Peter, Paul and Mary.

5. ¿Cuál es el emoticono del Whatsapp que más utilizas?

El de las risas con dos lágrimas.

6. ¿Qué aprendiste en Tajamar que te ha ayudado en tu profesión?

Muchas cosas, a ser una persona con valores. Algunos no las aprendí bien a la primera y con el tiempo me he dado cuenta e intento mejorarlos, por ejemplo, lo de hacer chuletas para los exámenes, a la larga, no sirve de nada.

7. ¿Qué piensas cuando pasas de camino cerca del colegio?

Paso muy pocas veces, vivo lejos, pero me vienen a la cabeza buenos recuerdos, las tardes soleadas de camino a clase y, al llegar, apurar el tiempo jugando partidos de frontón o haciendo risas con los compañeros. Los petardos que fabricábamos y tirábamos los de COU C.

8. ¿Lo que más echas de menos de Tajamar?

A las personas, mucha buena gente, unos formándonos y pasándolo bien y otros enseñándonos y – ¡cómo no! – las convivencias de Meco y Buendía, cuanto nos reíamos y disfrutábamos….

9. ¿Eras de los que temían o les apasionaba el Test de Cooper?

Ni idea de ese test, en mi época se llamaría de otra manera. He mirado en Internet y recuerdo que los 1000 metros los hice en 3,21. Casi no me creo que me acuerde de la marca por la poca memoria que voy teniendo (el hecho de acordarme está mucho mejor que la marca en sí, que no era mala).

10. Nunca olvidarás la excursión a…

3º de BUP Buendía, las bromas entre nosotros, Don Ramón García Galiano metiendo goles de saque de banda con la mano o todos gritando a Miguel Ángel Ruiz Hornillos a la salida de la casa: “pasa el balón, pasa el balón” que era una bola de granito que estaba en la puerta y chutó… (no se hizo nada, afortunadamente).

11. ¿Una anécdota curiosa como Alumno de Guardia?

Nunca fui alumno de guardia.

12. ¿Un profesor que te haya marcado?, ¿por qué?

José Luis García Heras. Consiguió que las matemáticas fueran mi asignatura favorita y que me esforzará para mejorar en ellas. A día de hoy, los libros de matemáticas y física son los que más me gusta leer.

13. ¿Cuál fue la asignatura que más se te atascaba?

Química, suspendí una evaluación en COU. Creo que fue mi único suspenso.

14. ¿El libro que más huella te dejó de los que te mandaron leer en el colegio?

El camino de Delibes y El Buscón de Quevedo. Ahora le he dejado a mi hija El libro de las tierras vírgenes (todavía en buen estado) para que se lo vaya leyendo y le está gustando.

15. ¿Eras de campo de césped o de tierra?

De tierra y con baches, lo del césped era una quimera en aquella época. Como era bastante malo, siempre le podía echar la culpa al bote del balón en algún bache…

16. El mejor belén que hizo tu clase fue…

Creo recordar que en segundo de BUP.

17. ¿A quién te gustaría ver en el próximo “Encuentro Siempre Alumni”?

El 9 de febrero, a todos y por nombrar a alguno a: José Enrique Ortega, Álvaro Sánchez, Manuel Espliguero, Agustín Vila, Carlos Zamorano, Andrés Villarrubia, Rafael Sáez y me dejo tantos….

18. ¿Cuándo ha sido la última vez que visitaste Tajamar?

En la misa funeral de Don Rodrigo. Un día triste.

19. ¿Cuál es la última persona de tu promoción con la que te has tomado algo?

Hace mucho que no quedo con nadie, pero creo que la última vez fue con José Enrique Ortega, entrañable compañero con el que también estudie la carrera.

20. ¿Qué consejo les darías a los actuales alumnos del colegio?

En el plano profesional me resulta difícil dar consejos. La razón es que el mundo laboral está cambiando tanto que me encuentro algo desubicado, las titulaciones nada tienen que ver con la de mi época, existen nuevas profesiones impensables como youtuber (los vídeos de Khan Acadey o Unicoos de youtube me parece geniales), instagrammers que marcan tendencia (para lo bueno y para lo malo) y tiene miles de followers, etc.

Desde la perspectiva que dan las canas diría que lo ideal, aunque no siempre al alcance, es encontrar una actividad profesional que te guste y la disfrutes. Siempre he sentido envidia por los científicos para los que investigar es su profesión y su hobby y al dinero le prestan la atención justa. Practicar es el secreto del éxito, por eso los deportistas de élite entrenan tantas horas, esto realmente se aplica a cualquier actividad.

Otro factor a tener en cuenta son las dotes de comunicación y la imagen. Por ejemplo, hacer presentaciones con soltura, dominando el contenido y encandilando a la audiencia abre cualquier puerta.

También añadiría dominar uno o dos idiomas aparte del lenguaje nativo, y esto requiere mucho esfuerzo continuado si los aprendes siendo adulto. No importa que google presente el traductor en línea, todo tenemos en la cabeza la imagen de nuestros presidentes de gobierno excluidos en los eventos sociales de las cumbres europeas por no dominar inglés, la intercomunicación personal es insustituible para generar vínculos entre las personas.

Finalmente, es mejor trabajar por cuenta propia que por cuenta ajena, buscar colegas con intereses afines montar una empresa y crear puestos de trabajo es arduo, pero en muchos casos más satisfactorio socialmente y personalmente que buscar un puesto de trabajo. En lo personal, que siempre que lo puedan hacer bien, elijan hacerlo bien y no mal.

Cambiamos la perspectiva y ponemos el foco en el momento actual.

Si preguntáramos a tus compañeros de clase cómo te recuerdan, seguro que coincidirían en dos cosas: tu constante sonrisa y una cierta timidez. En tu actual trabajo como subdirector de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, responsable de las TIC, representas a España en reuniones internacionales o impartes conferencias en inglés por media Europa… ¿Qué ha cambiado en el José Manuel Simarro que conocíamos?

La época de Tajamar solo me trae buenos recuerdos, la juventud, la época de la vida, donde mejor te lo pasas y nosotros disfrutabamos a tope todas las actividades, he empeorado en aspectos de mi carácter, ahora es mas fácil encontrarme de mal humor pero he mejorado otras cosas, la timidez ya hace tiempo que la superé, pero ya adulto. Soy mas constante en el trabajo, más serenidad y, con menos neuronas ,consigo mejores resultados, optimizo mejor el esfuerzo (cosas que solo dan los años).

Tu experiencia en áreas de coordinación y decisión internacional, así como el conocimiento de culturas de trabajo distintas, te permitirá destacar algunos valores o virtudes comunes que fundamentan un trabajo bien hecho. ¿Podrías indicar algunas?

A nivel europeo se valora muchisimo la calidad. Los españoles presumimos de que somos unos hachas de la improvisación y, por ejemplo, montamos eventos en una semana, eso está bien pero no somos tan cocienzudos y exigentes con la calidad del trabajo.

Acabamos con una pregunta que parece intrascendente. Es sobre el modo de descansar. De siempre has gustado de las actividades al aire libre, baste recordar aquellas Aulas de la Naturaleza con Casimiro, las salidas en bicicleta por la montaña, etc. ¿Sigues disfrutando ahora de la naturaleza cuando, además de un trabajo intenso, tienes familia con hijos? ¿Tienes estas actividades algún valor añadido?

Sí, a toda la familia nos gusta mucho la montaña. Vamos a los Pirineos una vez casi todos los años, he aprendido a esquiar con 50 años. Además, tengo la suerte de vivir en San Agustín de Guadalix, al lado de casa está la Dehesa de Moncalvillo, un paraíso para la bicicleta y el hiking, en cualquier época del año. Disfruto mucho con mi hijo haciendo rutas de bici muchos fines de semana. ¡¡¡Muchas gracias Tajamar!!!

Por |2020-02-25T16:58:12+02:00febrero 24th, 2020|Alumni|