Youtuber, compositor y atleta. Así es Álvaro Galindo.

Álvaro Galindo es alumni de Tajamar y youtuber. Los vídeos del canal que ha lanzado con sus hermanas tiene más de 100 mil visualizaciones en total. Estudió el grado profesional de Piano y el grado superior de composición en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Es un apasionado de la música y atletismo. El año pasado decidió lanzarse a colgar sus vídeos en YouTube en ‘Hermanos Galindo’ mientras está termina Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos. Además, saca tiempo para dar clase de piano en el conservatorio de Tajamar.

P. ¿Por qué estudiaste Comunicación Audiovisual?

Quiero dedicarme a hacer música para cine o para musicales y pienso que combinar Comunicación Audiovisual con Composición en el conservatorio es un acierto porque te hace ver dos facetas diferentes pero complementarias. Este año he tenido la suerte de componer mi primer musical con Jana producciones que se llama ‘Cenicienta y el zapatito de cristal’. Estuvimos todas las Navidades en Gran Vía y de gira por muchos lugares de España, además el año que viene volveremos a lanzarlo. Es un musical de pequeño formato y mi trabajo ha sido componer el tema principal que se llama ‘Vuela’.

P. ¿Qué se siente al escuchar una canción tuya en un teatro de la Gran Vía?

Lo primero que sientes es emoción. Aunque el directo lo cambia todo. Al haber estado en los ensayos, conoces cómo sale la canción en condiciones perfectas… pero en vivo cambian las cosas, es muy distinto y estás todo el rato en tensión por si sale algo mal. Aunque por lo general siempre sale bien, salvo casos inesperados.

Entré en el musical porque conocía a Javier Muñoz, que es el director de Jana Producciones, y le enseñé un tema que justo le encajaba. Lo adaptamos a la narración de la historia, fue un trabajo súper bonito. Yo opinaba sobre la música y él sobre la acción.

P. ¿Cómo se consigue sacar tiempo para ensayar, ser atleta, trabajar en musicales y ser youtuber?

Ahora mismo sólo tengo las clases de piano en Tajamar como algo fijo. En realidad, estás trabajando todo el día ya que piensas en todas las cosas que tienes durante toda la jornada. Yo voy haciendo una cosa tras otra poniéndome plazos. Tengo un calendario donde pongo los bloques fuertes y las fechas límite. Y sobre todo, voy adelantando. En noviembre, por ejemplo, teníamos todos los vídeos de YouTube preparados hasta abril.

P. ¿Cómo nació la idea de lanzaros a YouTube?

Veía las cosas que hacía otra gente y pensaba “esto lo podríamos hacer nosotros”. Me lancé al principio con algunos vídeos míos muy malos (se ríe) y hace un año dimos un giro. Aprendí un poco a producir canciones, muy necesario para que una pieza suene bien, y en mayo de 2017 subimos un Mashup aunque no esperábamos ninguna repercusión. Al día siguiente lo había compartido mucha gente. Entonces pensamos que podríamos caber en YouTube y para junio subimos dos más: Edd Sheeran y los Beatles.

Entonces nos dimos cuenta de que no era tan fácil. Dimos un paso con el Mashup pero los otros vídeos no cuajaron tanto. En verano decidimos entre los hermanos -Cati, Almu y Pilar- cambiar el nombre del canal: dejó de ser el mío personal para llamarse ‘Hermanos Galindo’. También apostamos por subir dos vídeos al mes para ver qué pasaba durante un año.

En Youtube  subes un vídeo y no sabes qué va a suceder. El de ‘Tu canción’ en una semana tuvo 6.000 visitas y ‘El latido de mi corazón’ de la película de Coco también fue un éxito, ahora tiene más de 20.000. También con el mashup nos llamaron para presentarnos al programa de ‘Got Talent’, pero no fue posible porque era mucho tiempo de castings y ya teníamos ocupadas esas fechas.

P. ¿Qué tipo de comentarios os llegan?

La gente nos dice que tiene mucho ‘buen rollito’ y nuestras voces empastan muy bien. Tenemos muchos años de conservatorio encima y se nota. La primera cosa rara que me pasó es que las conversaciones de ascensor ya no son sobre el tiempo sino sobre nuestros vídeos. Nuestros amigos más cercanos son nuestros consejeros y nos dan opiniones muy valiosas. Y nos ha pasado alguna cosa graciosa como que comprando en una tienda una señora me empezó a hablar y saludar sin conocerla diciéndome que había visto nuestros vídeos. Alguna fotografía nos han pedido también. No somos famosos pero a la gente le hace ilusión.

P. ¿De dónde te viene el empuje musical?

La familia es el más importante. En el colegio me han ayudado con el seguimiento que hacen los profesores de ti. Yo empecé el conservatorio cuando estaba en Primaria y había muchos días que, por salir nosotros a las 17:00 del colegio, era difícil compatibilizarlo con el conservatorio. El colegio nos facilitaba salir una hora antes para poder entrar a las clases de música.

P. ¿Cómo valoras que ahora el colegio tenga su propio conservatorio?

¡Es una pasada! Si cualquier persona tuviese la suerte de salir del colegio a las 17:00 con todo hecho, le daría pie a desarrollar otras muchas facetas. La gente suele ir al Conservatorio por las tardes después de estudiar en el colegio; además tiene que buscar huecos para ensayar el instrumento, lenguaje musical, lo del colegio, etc. Ahora que se facilite esto a los alumnos de tajamar es una buena noticia.

P. ¿Y un sueño que estés persiguiendo?

Me encantaría componer para Disney. Este año tengo un proyecto, en el que trabajo como ayudante del compositor en una película, escribiendo todas las partituras, y grabamos en Bratislava en julio. Tenemos contratada una sesión de grabación con una orquesta de allí y hay que hacerlo en tiempo record. Además compondré la música de un corto con la productora Pigeons AV llamado“El precio de Soñar”y estoy muy ilusionado.

Por | 2018-06-05T17:32:00+00:00 junio 1st, 2018|Alumni|