9 ideas para vivir la Novena de la Inmaculada 2019

Los sacerdotes de la Capellanía de Tajamar os proponen 9 ideas para vivir la Novena de la Inmaculada 2019. Una para cada día. Así, desde el 30 de noviembre hasta el 8 de diciembre, tendrás una idea para reflexionar cada día

Novena de la Inmaculada 2019

Puedes descargarte aquí el cartel de la Novena de la Inmaculada 2019 de Tajamar en PDF

1er día: “Y María se fue con prontitud a las montañas” (Lc 1, 39)

La fe de María es siempre una fe con obras. María se apresura movida por la caridad a ayudar a su prima Isabel, próxima ya al parto. No repara en dificultades. Las cosas que hay que hacer se hacen así: con prontitud, con rapidez. Para hacer el bien al amigo que lo necesita, a los padres que lo piden…, no se puede hacer a regañadientes, o a la cuarta, o a la segunda, sino lo más rápidamente lo más rápido posible.

Madre, ojalá sepa en este día fastidiarme alegre y discretamente para servir y para hacer la vida más agradable a los demás.

Preguntas para la reflexión

  • ¿Suelo olvidarme con frecuencia de mí mismo adaptándome fácilmente a lo que necesitan los demás?
  • ¿Entiendo el apostolado como un servicio a los demás?

2ª día: “Hágase en mí según tu Palabra” (Lc 1, 38)

María recogida en oración conoce la voluntad divina; y con la oración la hace vida de su vida.

Señora, haz que muchos hombres y mujeres escuchen, también hoy, la voz apremiante de tu Hijo: “sígueme”, y que tengan el valor de dejar lo que haga falta por seguir lo que Cristo les señale. Que durante el día de hoy te diga muchas veces: “Señora, que vea”

 Preguntas para la reflexión

  • ¿Hago todos los días un rato de oración?
  • ¿Procuro poner en práctica, con generosidad, lo que Dios me hace ver en la oración?
  • ¿Sé escuchar las “llamadas” que me hace el Señor, también en las cosas pequeñas de cada día?

3er día: “Una gran señal apareció en el Cielo: una mujer vestida de sol” (Apoc 12, 1)

María se presenta así, vestida de sol, del sol profundo de la Sabiduría divina, como sólo Ella sabía y podía hacerlo. Ella es la Virgen Inmaculada, preservada inmune de toda mancha de culpa original; a Ella nunca el pecado ha conseguido alterar su pureza: Madre del Amor Hermoso, humilde de corazón, ruega por nosotros.

Preguntas para la reflexión

  • ¿Cuido la santa pureza con la delicadeza propia de un cristiano?
  • ¿Me esfuerzo en la limpieza de mis miradas, de mis pensamientos, conversaciones, sabiendo que Dios siempre me ve?
  • ¿Acudo a María con frecuencia para que me ayude a perseverar en una vida limpia?

4º día: “Perseveraban unidos en la oración con María” (Hechos 1, 14)

Esta es la primera noticia evangélica sobre la vida espiritual y de piedad de los primeros seguidores de Jesús: unidad en la oración. Saben que su fuerza está en la unidad. Acudamos a María para que nos reúna en momentos de división; sin piedad no habrá unidad, y sin unidad no hay comunión.

María ayúdanos a vivir la unidad entre los hermanos, en la familia, en los amigos…y a que seamos una sola cosa con Cristo.

Preguntas para la reflexión

  • ¿Me esfuerzo en buscar lo que une, más que lo que me separa de los demás? ¿Evito los insultos, las descalificaciones, el no contar con los demás?
  • ¿Intento no airear los defectos o errores que veo en otras personas?
  • ¿Amo y pido por la unidad de la Iglesia?

5º día; “Estaban junto a la cruz de Jesús” (Jn 19, 25)

Estaba la Dolorosa

junto al leño de la Cruz.

¡Qué alta palabra de luz!

¡Qué manera tan graciosa

de enseñarnos la preciosa

lección del callar doliente!

Tronaba el cielo rugiente.

La tierra se estremecía.

Bramaba el agua…María

Estaba, sencillamente” (María Pemán)

María, ayúdame a llevar los sacrificios cotidianos con valentía, sin quejarme, junto a Ti en la Cruz de Jesús.

Preguntas para la reflexión

  • ¿Pido a María la fortaleza necesaria para perseverar en el bien?
  • ¿Actúo de acuerdo con mis convicciones de buen cristiano, o me llevar por el “qué dirán”?
  • ¿Ofrezco al Señor a lo largo del día las pequeñas contrariedades?

6º día: “Luz para iluminar a los gentiles” (Lc 2, 32)

Cristo es anunciado como “Luz para iluminar a los pueblos”, y Él mismo nos dice que nosotros –los cristianos- debemos ser la Luz del mundo. Con la ayuda de María, Mediadora de todas las gracias, cada uno de nosotros podemos ser “otros Cristos”, iluminar con su luz en todos los ambientes en los que nos movamos.

María enséñanos a vivir la caridad, que sepamos mirar al prójimo con cordialidad, acompañar al que sufre, hacer un gesto de afecto, etc. Sólo con un corazón grande podré ser apóstol.

Preguntas para la reflexión

  • ¿Me doy cuenta de que con mi buen ejemplo construye Dios?
  • ¿A qué personas puedo iluminar con la luz de Cristo? Hazte una lista de amigos y conocidos por los que rezar.
  • ¿Tengo algún familiar, amigo, compañero…que pueda acercar a Dios?

7º día: “No hubo lugar para ellos en la posada” (Lc 2, 7)

Jesús nace en Belén en condiciones de verdadera pobreza. Todo lo superfluo está ausente, “siendo rico se hizo pobre por nosotros”. Ha querido Dios que nosotros entendamos que para ser útiles necesitamos del sacrificio y del desprendimiento. Si queremos seguir sus pisadas hemos de amar la pobreza, el desasimiento de las cosas terrenas, y aprender a contentarnos con “lo que basta para pasar la vida sobria y templadamente”.

Ayúdame María a vivir así; desapegado de las cosas terrenales.

Preguntas para la reflexión

  • ¿Sé privarme de algunas cosas en beneficio de los demás?
  • ¿Procuro ayudar a los más necesitados en los bienes materiales y espirituales? Por ejemplo, rezando una avemaría por los indigentes con los que me cruzo por la calle
  • ¿Me quejo cuando me falta algo que considero necesario?

8º día: “Haced lo que Él os diga” (Jn 2, 5)

Esta frase –decía San Juan Pablo II- encierra un mensaje muy importante de la Virgen, significa: “escuchad a Jesús, mi Hijo, actuando según su Palabra y confiad en Él. Aprended a decir que al Señor en cada circunstancia de vuestra vida”. ¡Valor de la obediencia! Obediencia a Dios, en primer lugar, docilidad a las mociones del Espíritu Santo que santifica mi alma, obediencia a los que tienen potestad para indicarme cosas.

Santa María ayudadme a descubrir la Voluntad de Dios sobre mí.

Preguntas para la reflexión

  • ¿Imito la confianza de María a la hora de tratar a Jesús?
  • ¿Me doy cuenta de que María es para mí una Madre que lo puede todo?
  • ¿Tengo presente con frecuencia el “buen consejo” de hacer lo que Cristo me pida?

9º día: “María conservaba todas estas cosas en su corazón” (Lc 2, 51)

Procuremos nosotros imitar a nuestra Madre, tratando con el Señor, en un diálogo enamorado, de todo lo que nos pasa, hasta de los acontecimientos más menudos… Jesús creciendo y viviendo como uno de nosotros, nos revela la existencia humana, el quehacer corriente y ordinario tiene un sentido divino (San Josemaría).

Madre, ayúdanos a crecer como personas, a desarrollar los talentos del cuerpo y el espíritu, a crecer como cristianos tratando de ser santos.

Preguntas para la reflexión

  • ¿Busco un trato más frecuente con Dios a lo largo del día?
  • ¿Me propongo algunos detalles que me ayuden a vivir en presencia de Dios?
  • ¿Cuándo tengo una preocupación me abandono con la sencillez de un niño en los brazos de mi Padre-Dios?
Por |2019-11-19T10:30:38+01:00noviembre 19th, 2019|Capellanía|